Amor, Belleza, Felicidad y Salud

    940

    ¿Te has puesto a pensar que las cosas más bellas, las que más anhelamos, queremos y necesitamos no se consiguen con dinero? El amor, la belleza, la felicidad y la salud no están141_amor, belleza, felicidad y salud en venta en ningún lado, y aún así, le damos mayor importancia al dinero. Esto es una encrucijada, un enigma por el cual los seres humanos llegan hasta el punto de agresiones, divorcios, suicidios, asesinatos, etc. ¿Por qué el desear obtener éxitos materiales see vuelve un deseo tan grande si tiene estas consecuencias? Su posesión lleva a enfrentar enemigos, críticas, tristeza y soledad como consecuencia inherente y natural. No vamos al extremo de decir que el dinero, no se deba usar; obviamente no es así. Pero antiguas enseñanzas de la India nos dan a conocer la existencia de la ley del karma, y es que lo que se usa para placeres materiales y egoístas, produce reacciones negativas.

    El dinero le pertenece a Dios, y es identificado como la Diosa de la fortuna llamada Sri Laksmi devi, por lo tanto, necesita tener un uso sagrado. Debemos recordar y mantener esta conciencia, pues la mayoría de las personas desean tener fortuna, pero separada de Dios. Una historia de los Vedas llamada Ramayana relata la vida de quien quería secuestrar a la Personalidad de Laksmi Devi para tenerla para él, sin embargo solo trajo como resultado mala fortuna. La filosofía Védica nos enseña que la opulencia, que el dinero debe ser gastado en una forma para complacer a Dios. Si uno lo hace así, de acuerdo con las instrucciones de los sabios, el dinero deja de ser simple dinero, para convertirse en Laksmi, quien es tan auspiciosa, que llena de bendiciones nuestra vida. Pero si por el contrario, se empiezan a derrochar los recursos de forma degradante, en cosas que no tienen un sentido superior, entonces el dinero se aleja y lo que se va a experimentar son obstáculos en el avance espiritual. Es por ello que se debe tener bien claro que lo importante, valioso y bello de la vida se obtiene de la mejor manera, que es pensando siempre en Dios.

    En la salud el dinero no logra gran alcance, nuestra salud depende de cómo llevamos la vida, de nuestra alimentación y sobre todo del amor, y el amor no se consigue con dinero, sino más bien se construye sobre la base del amor por Dios, con pureza de conducta; de otra manera, a cada paso encontrarás a alguien que te mienta y te diga a diario que te ama, pero en realidad lo que desea es tu dinero. Este tipo de personas causan sólo ansiedad. Debes considerar la búsqueda de ese algo superior:

    ¡Las cosas realmente importantes no están a la venta!
    En este mundo material existen variados conceptos de lo que es el amor, la belleza, la felicidad y la salud y están de un modo u otro asociados al dinero. Sin embargo, para quienes siguen una vida espiritual, éstos conceptos están desvinculados del materialismo, porque esa persona sabe que la vida ofrece muchas oportunidades, regalos, etc., pero que hay que forjarla en base a la evaluación que se desarrollará en el momento final de nuestras vidas. Hay nos cuestionaremos:

    ¿Qué hicimos con el dinero?
    ¿Qué le hicimos a los otros seres?,
    ¿Qué hicimos con nuestra salud?,
    ¿Cómo condujimos nuestra mente?,
    ¿Cómo tratamos a la gente dependiente de nosotros?,
    ¿Cómo educamos y qué ejemplo dimos?, entre otras cosas.

    Este balance intrínseco en detalle, será el producto que llevaremos a la próxima vida. Hay una justicia infalible que se llama la Ley de Dios, el Maestro Espiritual llamado Srila Prabhupada dijo: “La vida humana es para conocer y obedecer esa Ley”. Si lo hacemos, nuestra vida será maravillosa.

    Simplemente tenemos que aceptar nuestra responsabilidad y que lo bello, importante, increíble y máximo de la vida no es lo material; que si se cuenta con riqueza material, es para cuidarla y manejarla correctamente para Dios.

    Debemos tener presente que el Señor Supremo es amor y que nuestra felicidad llegará en la medida que tengamos a Dios en el centro de nuestras vidas y en el centro de nuestro corazón; así, nuestro Creador nos regalará esa felicidad que no tiene precio. Hay que avanzar pensando siempre en servir a Dios.

    Pensar en cosas banales como cambiar la apariencia del cuerpo u otros, no
    va a solucionar nada. La ilusión fomentada por el mundo con estética aparente y la identificación con el cuerpo material mueve a las personas, haciendo olvidar muchas veces que incluso por satisfacer esas supuestas necesidades, podemos afectar nuestra salud y en casos más extremos, hasta causar la muerte, como ha sucedido muchas veces.

    La identificación con el cuerpo material es un grave error, porque nosotros somos en realidad el alma espiritual. La verdadera felicidad, el verdadero amor, la verdadera salud, la verdadera alegría, está ncuando nuestra alma se encuentra en paz, haciendo la voluntad de Dios. Así alcanzarás la plenitud, sin tener que comprometerte ni corromperte con ningún asunto material. Eres bello así como eres y procura ser cada día mejor entregando y recibiendo amor, cuida tu salud con una sana alimentación evitando que sea causa del sufrimiento de otros, lo mejor es una alimentación libre de violencia, una alimentación vegetariana, y finalmente que gran parte de tu felicidad provenga de la felicidad de los demás.

    “La identificación con el cuerpo material es un grave error en sí. En realidad, somos el alma espiritual”.

    vientes estamos en una gran olla, en un proceso de cocción. Algunas, las que están bien cocidas, son sacadas de este recipiente por la muerte, y otras son vertidas en dicha olla al momento de nacer. El fuego que consume y deshace la vida, es el tiempo. Aun así, queda la certeza que aunque el mundo entero se consuma, ello no afectará a las almas, pues son eternas”.

    Por lo tanto, en un mundo saturado de información, donde no se sabe qué es cierto y qué no lo es, la sabiduría védica corre la voz de algo que podemos constatar y que es sorprendente: tenemos noticia de la muerte de nuestros antepasados, y hemos observado la de nuestros allegados, pero aun así todos caminamos y pensamos como si la muerte no tuviera nada que ver con cada uno de nosotros. Los medios de comunicación podrían utilizarse para concientizar a la gente de estas relevantes noticias.

    Invitamos a los miembros de la empresa del periodismo a que profundicen en los temas de la sabiduría védica, los cuales contienen muchos consejos inspirados en las Escrituras Védicas. Ello sin duda les ayudará a comprender, entre otros importantes temas, la función social de la prensa, la cual debe ser imparcial, comprometida con la verdad y preocupada por exponer las injusticias a la vista de todos.
    Además, la prensa debe estar atenta para comunicar las reflexiones de los sabios y los pensadores, así como de las personas que están verdaderamente consagradas a Dios y al servicio de la humanidad, pues su función también es educar y apoyar la evolución de la conciencia del mundo.

    Esperamos que el sentido común, que es lamentablemente el menos común de los sentidos, se expanda para que los periodistas vean y sigan viendo su trabajo con seriedad y lo desempeñen con el rigor requerido.

    Muchas gracias.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti