Convivencia en los Yoga Monasterios

    767

    Todos los días, el ser humano aprende bastantes lecciones, que tienen como conscuencia la153_convivencia en los yoga monasterios realización de ajustes para poder cumplir con la meta perfecta.

    Encontrar un centro de educación espiritual, en el cual se formen monjes, líderes espirituales es algo muy delicado, es como un seminario, porque los aspirantes ingresan con el deseo de intensificar su dedicación y servicio amoroso a Dios. Todo lo que uno obtiene al ser miembro de un santuario, en un yoga monasterio, es netamente por misericordia. Lo importante es mantener estándares específicos que sean enseñados, tanto para nuevos y antiguos miembros de la comunidad, con el fin de mantener la pureza de la comunidad del yoga monasterio.
    Srila Bhaktivinoda Thakur, un gran líder espiritual vaisnava, señaló que uno se hace miembro de una comunidad espiritual con el propósito de mejorarla, de contribuir en algo práctico, positivo y constructivo.

    Hay muchas personas que día a día se sacrifican por el deseo de querer apoyar la pureza de la comunidad, del santuario, de la belleza y elegancia que el gran maestro Srila Prabhupada nos regaló. Srila Prabhupada es quien trajo el conocimiento de la sabiduría védica a occidente, quien nos dio a conocer Conciencia de Krishna.

    El desarrollo y los aprendizajes de la vida son gracias al trabajo que hacemos en equipo, un buen ejemplo trascendental consiste en que las personas con mayor experiencia espiritual ayuden a los jóvenes miembros para mantener la pureza de los diferentes sitios sagrados, ya sea en las ciudades, en las fincas o en sus mismos hogares.

    La manera de aproximarse a este conocimiento es a través del cultivo de una actitud humilde ante lo desconocido y del acto de emprender la tarea de indagar acerca de nuestra verdadera identidad, reconociendo, primero, que la explicación de la esencia de la vida seguramente está en la consideración de la existencia de un Ser Supremo, quien es el absoluto controlador, y segundo, que nosotros somos dependientes de Él en todo sentido, este es el concepto principal que se aprenden en los yogas monasterios.

    Continuamente necesitamos muchas cosas tanto para nuestro cuerpo como para nuestro espíritu los cuales podemos encontrar sin duda alguna al desarrollar una vida espiritual. Por el contrario, si seguimos creyendo con arrogancia que somos el centro del universo, negando nuestras limitaciones en cuanto al conocimiento y la espiritualidad, solo estaremos viviendo la ilusión de la explotación a los demás seres vivientes y a la naturaleza.

    La sabiduría védica enseñada en los yoga monasterios explica que el bhakti yoga es un proceso espiritual que está a nuestro alcance, pues lo importante es cultivar el deseo de conocer los secretos del universo para mejorar, para servir mejor a todos. También esta sabiduría invita a todos a conocer los milagros de nuestra existencia, lo que hay dentro de nuestro ser y, sobre todo, las maravillas que podemos hallar en ese Ser Superior que nos creó. Todos nuestros esfuerzos deben estar encauzados hacia este conocimiento: nuestros estudios, nuestro trabajo, nuestras ofrendas; mejor dicho, todo lo que hacemos e intentamos para superar las deficiencias de la vida condicionada debe dirigirse hacia esta meta.

    El amor incluso nos motiva para vencer nuestros vicios y defectos, para superar la lujuria, la envidia, la codicia, los celos, la pereza, el egoísmo, es decir, todo lo que nos tiene condicionados en este mundo material. A su vez, el reconocimiento personal de que somos almas espirituales dependientes del Ser Supremo nos hará más sensibles hacia el dolor de los demás, y solo en ese momento podremos hacernos merecedores del conocimiento trascendental, que se nos revela a través de la voz interna, del maestro interno que reside en el corazón de cada quien.

    Los yoga monasterios quieren formar líderes, personas que tienen el deseo de servir a Dios; hombres y mujeres valientes y decididos a vivenciar vida espiritual, propagar el Nombre del Señor, y que no vean la misión para su bien personal, para su provecho, para su logro o mal genio personal.

    Uno debe ser muy serio en la vida espiritual e igualmente serio en vivir en estos espacios de comunidad, el precepto primero es practicar y luego predicar porque si yo vivo en una casa y doy sermones de buena conducta, pero mi conducta no es la apropiada eso no está bien. Primero practicar y después se puede enseña, y así, se da cuenta que no está aquí para pelear ni para mostrar su ego, sino más bien para purificarse de todo lo malo que tiene adentro y llegar a ser una persona amable, servicial, sacrificado, conocedor de las escrituras y siempre dispuesto a ayudar a otros.

    Por lo tanto, de este modo, haremos que el mundo cuente con lugares para fortalecerse espiritualmente.

    Contamos con yoga monasterios en más de 25 países, que se pueden visitar y quedar si lo desean contando con la autorización del encargado. Nuestras fincas son oasis de paz, de descanso para quienes desean conectarse con la naturaleza, con Dios por medio de personas que están trabajando en sus vidas espirituales y en proyectos de ayuda para los demás.

    Visite nuestro sitio: ecoyogavillages.org para mayor información de las fincas o visite vrindaportal.com para información general de nuestros centros y proyectos alrededor del mundo.

    “Uno se hace miembro de una comunidad espiritual con el propósito de mejorarla, de contribuir en algo práctico, positivo y constructivo”.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    No hay comentarios