El Lenguaje del Corazón

    1275

    Existen diversos tipos de relaciones entre los seres humanos, las cuales dependen 106_el lenguaje del corazonprincipalmente de las realizaciones personales de cada uno. Sin embargo, todas tienen un indicador común. Se trata del “Lenguaje del Corazón”.

    El Lenguaje del Corazón se encuentra presente en todos lados, pues las relaciones entre los seres humanos es algo natural que va más allá de los bienes que uno posea, de la edad que se tenga, etc. El Lenguaje del Corazón va más allá de tu nacionalidad, ejemplo de esto son los juegos olímpicos, en los cuales se enfrentan diferentes países del mundo para competir y demostrar sus destrezas deportivas. Sin embargo, de estas competencias surgen amistades e inclusive noviazgos. Debemos superar las fronteras de los países para lograr una mayor y mejor comunicación. Países como Brasil, son considerados centros donde las diferentes razas se amalgaman debido a los matrimonios inter-raciales, mientras que en otras partes del mundo todavía existe un racismo muy intenso y rechazo a estos tema. El Lenguaje del Corazón es un idioma sincero que trasciende límites. Sin embargo, se ve afectado por complejos de superioridad e inferioridad.

    Uno de los grandes errores de este mundo, es creer que podemos explotar a otros, que podemos irrespetar por pensar que somos mejores. Es muy importante tener la consciencia correcta de que no somos el cuerpo material, es decir, no somos chinos, ni alemanes, ni siquiera somos hombres o mujeres, todos estamos sujetos a las mismas leyes del universo y somos almas espirituales. Un ejemplo de ello, es que cada individuo posee lo que se llama “Voz interna”, la cual guía durante toda la vida hacia qué es lo mejor que se debe hacer.

    La idea de superioridad es un tremendo egoísmo del cual sufren las almas en el mundo material. Sin embargo, el sentimiento de superioridad frente a otros es una realidad que ocurre a todo nivel, inclusive dentro de una misma familia. Así también el complejo de inferioridad, sentir que el resto puede explotarte para lograr fines materiales, los cuales están basados en egoísmos es un error. La mentalidad de explotar a otros va en contra de la mentalidad de ser verdaderos seres humanos.

    Quien desee avanzar espiritualmente en el entendimiento de que todos somos hermanos y hermanas, incluyendo a los animales, y que juntos somos hijos del mismo Creador, sentirá una gran alegría. Es gracias a esta línea de pensamiento que comenzaremos a comprender la mística del amor universal.

    Las personas con inclinación espiritual agradecen todo lo que han recibido, agradecen a Dios tanto las cosas buenas y malas que viven, pues todo debe ser tomado como un aprendizaje. Además las personas espirituales, desean establecer relaciones sinceras con los demás y el idioma del corazón, es el idioma más importante del mundo, es más, sólo desean tener relaciones que realmente sean de corazón a corazón, y para esto hay que abandonar el orgullo.

    Quien es agradecido con lo que tiene y siente compasión por los menos privilegiados puede vivir dichosamente. Cualquier cuerpo humano es una bendición, pues riqueza, pobreza, belleza, y más, son aspectos del karma, es decir reacciones de acciones pasadas. Por lo tanto, si uno maltrata a cualquier tipo de entidad viviente tiene que nacer nuevamente para experimentar lo mismo. Si somos espiritualmente inteligentes podremos entender que la verdad se extiende a nuestros hermanos menores también. Lo peor que nos puede suceder es que vivamos sin cariño, sin amor y sin haber respetado a todos, acumulando así, reacciones por haber abusado de ellos. Obviamente, nuestro Padre, quiere a todos sus hijos y les ha dado a todos la facultad de refugiarse en Él y de lograr la perfección de la vida; es como en la educación, quien tiene el deseo de aprender y desarrollarse debe esforzarse por ello y va a poder sobresalir sin importar en que clase socio-económica nació.

    “Ojo por ojo, diente por diente”, es aplicable para todos los seres vivos, no deberíamos olvidar actuar de manera amable, con tolerancia, respeto y admiración por los demás. Trate a otros como usted desea ser tratado, así también se ahorrará muchos problemas en el futuro y podrá lograr el verdadero amor espiritual.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    Compartir
    Artículo anteriorEsterilidad e Impotencia
    Artículo siguienteLa Fortuna

    No hay comentarios