La Regresión

    999

    En lugares inimaginables de la memoria existen una cantidad de impresiones, que en 150_la regresionocasiones se manifiestan en sueños y proyectan diversos recuerdos. Dichas impresiones son exploradas en la regresión, que es una rama de la sicología y de la parasicología encargada del estudio de la capacidad que tenemos de recordar experiencias del pasado, incluso de vidas pasadas, almacenadas en el subconsciente.

    La regresión hipnótica ha sido objeto de estudio en investigaciones universitarias. Los resultados de dichas investigaciones, en la mayoría de los casos, han sido sorprendentes. Se han registrado recuerdos que ―si bien pueden ser el producto de la más aguda fantasía― evidencian la fidelidad o certeza de los datos que arroja la regresión. Por ejemplo: una mujer en estado hipnótico comenzó a hablar en un idioma extraño, mencionaba nombres de sitios desconocidos y relataba cosas que había vivido y no correspondían con su época. Los investigadores confrontaron mapas, sin encontrar los lugares a los que hacía referencia la mujer. Luego, al revisar la cartografía antigua, descubrieron que dichos lugares estaban registrados con los nombres mencionados por la paciente. En cuanto al idioma, se trataba del francés antiguo. Lo anterior llevó a considerar que la persona había vivido siglos atrás en una región de Francia. Asimismo, se tiene noticia de otros casos en los que se han verificado los relatos inconcebibles de las personas.
    En esa medida las regresiones permiten comprobar de algún modo la existencia de la reencarnación.

    La claridad en torno a temas como a las vidas pasadas y a la reencarnación, responde parcialmente a interrogantes de suma importancia que nos formulamos los seres

    humanos: “¿De dónde venimos?, ¿para dónde vamos?, ¿por qué estamos aquí?, ¿qué misión individual tenemos que cumplir?”.

    A su vez, la humanidad conoce diferentes procesos para indagar acerca del pasado personal, entre ellos la astrología védica. Mediante la fecha, la hora y el lugar de nacimiento, un astrólogo experto puede decirnos muchas cosas que hemos olvidado, gracias a que él puede leer el mapa personal que hemos trazado, e indicarnos los karmas (acciones y reacciones acordes a las acciones pasadas) que recibiremos llegado el momento.
    Sin embargo, es limitado el beneficio que puede traernos el conocimiento de nuestro pasado.

    Si partimos del hecho que nuestro razonamiento nos da la oportunidad de inquirir sobre la vida y nuestra posición en el mundo. Enredarse pensando en los problemas de la vida pasada no cambia nuestra situación en el presente. El ahora es lo más importante, pues desde aquí se puede corregir el rumbo que nos han trazado los errores del pasado, y construir las condiciones de un mejor futuro, para poder actuar y relacionarnos en paz, en armonía y con amor con todas las entidades vivientes. Por ello, es importante cumplir con el deber prescrito, y ¿de cuál deber hablamos?
    Srila Prabhupada, maestro espiritual proveniente de India, dice en la Escritura Sagrada llamada Srimad Bhagavatam: “Hay muchas preguntas, y la persona verdaderamente inteligente debe preguntar acerca de la fuente suprema de todo. Debemos indagar sobre nuestra relación eterna con Dios, a través del estudio de las Escrituras Sagradas y la asociación con personas dedicadas a la vida espiritual. El siguiente paso del deber prescrito consiste en atender la voluntad de Dios y pedir desde lo más profundo del corazón: ¡Oh mi Señor!, déjame ser un instrumento de Tu amor”.

    Atender el deber prescrito es el proceso principal para adquirir una conciencia espiritual firme y purificarse. Ésta es la puerta de entrada a la próxima existencia e incluso a la culminación consciente del círculo de los nacimientos y muertes repetidos en el que nos encontramos. Como en todo arte, en este proceso es indispensable la guía e instrucción de un maestro espiritual, para obtener el éxito en la vida, que se evidencia con la fortuna de recordar a Dios en el momento de la muerte. Servir a un maestro genuino da acceso al servicio amoroso a Dios y a la condición Sat, Cid y Ananda: la eternidad, el conocimiento pleno y la bienaventuranza del alma pura. Lo anterior es expuesto por la sabiduría védica, el conocimiento más exacto y profundo acerca del ser, su karma y nuestra relación con Dios.

    Las personas debemos comportarnos y actuar de una manera correcta y perfecta, para evitar nuevos karmas negativos, deshacer los anteriores y prepararnos para la liberación de los repetidos nacimientos y muertes. Desde luego, esto es algo que se consigue gracias a la misericordia del Creador Supremo, y debemos estar orando para que así recibamos Su gracia. Los invitamos a obtener otro de nuestros fascículos de la colección de Sabiduría Védica llamado “Reencarnación Comprobada” para conocer más evidencias de esta ciencia.

    “Hay muchas preguntas, y la persona verdaderamente inteligente debe preguntar acerca de la fuente suprema de todo”.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    Compartir
    Artículo anteriorLa Envidia
    Artículo siguienteLas 3 Miserias

    No hay comentarios