Cómo y por qué ofrecer su comida

    2869

    Este tema es de una fundamental importancia para toda la humanidad. Ofrecer es agradecer, 19_ofrecer_comidaes reconocer el origen de toda energía; lo primero que hay que entender es que somos mantenidos por la naturaleza y que ella posee la más maravillosa cantidad de mecanismos para controlar y dirigir todo el mundo.

    Nosotros los hijos de la naturaleza somos almas espirituales y tenemos un cuerpo material el cual ha sido prestado por un tiempo limitado. Cuerpo y alma se mantienen juntos porque hay agua y alimentos que proveen las condiciones para ello. Por otro lado es muy importante ver cómo nuestra actitud es influenciada por lo que comemos, por lo que escuchamos, por lo que observamos, etc.

    Cuando uno ofrece su comida pronunciando los mantras (oraciones sagradas) respectivos y agradece al Señor por mantenernos, se crea una hermosa atmósfera que sana nuestra existencia. El profesor japonés Maseru Emoto realizó un experimento tomando fotografías de los cristales de agua expuestos al sonido de palabras con amor, bondad y perdón; y de cristales de agua expuestos a palabras con odio, terror y crueldad. Las fotos de estos cristales congelados son sorprendentes, los cristales de las palabras ásperas u ofensivas parecían monstruos, mientras que las de palabras agradables parecían diamantes precioso. Esto cobra relevancia para nosotros cuando recordamos que el cuerpo humano esta formado en un 90 % por agua. Y que cada una de nuestras celulares tiene toda la información de nuestra composición. Los sonidos que pronunciamos y la actitud que tomamos al ofrecer los alimentos cargan informaciones que se impregnan en cada átomo y que, desde luego, se reflejan en nuestro desarrollo.

    Ofrecer nuestra comida y agradecer antes de comer es una tradición milenaria; en el yoga esta práctica forma parte de la rutina diaria; además nos llena de alegría, aumenta la calidad de la conciencia en la cocina y permite a la familia tener diariamente unos momentos de sagrada asociación entre ellos cuando comen la comida ofrecida.

    La comida ofrecida es comida libre de karma (reacción), es decir, alimentos preparados libres de repercusiones negativas, burdas y sutiles.

    El Señor Krishna (Dios) dice en el Bhagavat gita: “Todo lo que comas, todo lo que ofrezcas, hazlo como una ofrenda a Mí”.

    Carne, pescado, pollo etc., y huevos no pueden ser ofrecidos, así como tampoco bebidas alcohólicas.

    La comida ofrecida es comida trascendental y nos libra de las influencias reactivas de la naturaleza material. Iluminación y alegría invaden un hogar donde se observan estas prácticas.

    El proceso de ofrecer es muy sencillo y no cuesta nada, pero sólo funciona cuando se hace de corazón:

    Escoja un lugar limpio y sereno en su casa y coloque ahí un altar. En el proceso delBhakti yoga un altar contiene un cuadro, foto o deidad del Señor de nuestro corazón y un peldaño debajo de él una foto del maestro espiritual, si no tiene maestro espiritual uno puede colocar una foto de Srila Prabhupada quien trajo la ciencia del Bhakti yoga a occidente, además deben haber algunas flores e incienso que acompañen la ofrenda.

    En la cocina no se debe probar la comida antes de ofrecerla y todo debe ser limpio siguiendo las recetas. Al terminar de cocinar coloque todas las preparaciones en un plato hermoso y especial para servírselo al Señor Supremo, si tiene a su disposición, en cada preparación debe colocarse una hojita de la planta sagrada de Tulasi, lleve el plato a su altar y cierre la cortina enfrente del altar. Acompañado por el tintineo de una campanita pronuncie las siguientes palabras:

    Hare Krishna Hare Krishna
    Krishna Krishn Hare Hare
    Hare Rama Hare Rama
    Rama Rama Hare Hare

    ¡Oh mi Señor! déjame ser un instrumento de Tu amor. Por favor mi Señor, acepta esta ofrenda que prepare para ti por Tu misericordia.

    (Repita este mantra tres veces).

    Personas iniciadas en el yoga pronuncian los siguientes mantras para hacer la ofrenda completa:

    om ajñana timirandhasya jñanañjana salakaya

    chaksur unmilitam yena tamai sri gurave namah

    Nací en la más oscura ignorancia y mi maestro espiritual abrió mis ojos con la antorcha del conocimiento. A Él le ofrezco mis más humildes y respetuosas reverencias.

    namo maha vandayaya krsna prema pradayate

    krsnaya krsna cheitanya namne goura tvise namah

    Ofrezco mis respetuosas reverencias al Señor Supremo Sri Krsna Cheitanya, quien es más magnánimo que cualquier otro avatara, inclusive más que el propio Señor Krsna, porque esta otorgando libremente lo que nadie jamás otorgó, amor puro por Krsna.

    namo brahmanya devaya go brahmana hitaya cha

    yagad hitaya krsnaya govindaya namo namah

    Ofrezco mis respetuosas reverencias a Ti mi Señor Govinda. Tú eres el protector de las vacas y el bienqueriente de los Brahmanas, así como de toda la humanidad.

    La ofrenda de la comida es una ofrenda de nuestra conciencia, después de pronunciar los mantras esperamos 5 a 10 minutos en los cuales uno puede meditar o cantar una canción al Señor, luego se aplaude 3 veces con las manos y se abre la cortina del altar.

    Retire el plato y los vasos y transfiera a otro plato o devuélvalo a la olla de donde salió todo lo que usted cocinó. Ahora toda esta comida se ha vuelto Maha Prasada, alimento ofrecido a Dios.

    En la Cultura Védica se recomendaba que antes de comer uno debería ir a la puerta de la casa y llamar por la gracia de Dios: “Esta la comida lista en la mesa, si alguien tiene hambre que venga por favor” luego, si alguien aparece, deber ser invitado a comer. Antes de la comida todos deben pronunciar una oración para agradecer la misericordia de Dios por darnos el sustento para nuestra existencia:

    “Este cuerpo lleno de ignorancia, nos enreda con los sentidos y nos lanza al océano sensorial. La lengua es un peligro, por insaciable y obstinada cuesta mucho conquistarla, pero el muy bondadoso Señor Krisna nos ayuda a controlarla dándonos el alimento previamente degustado por Él.Tomando este alimento glorifiquemos a Sri Radha y Krsna, y con amor invoquemos la ayuda de Sri Cheitanya y Nityananda”.

    Por seguir esta costumbre diariamente y comer sólo comida santificada uno puede experimentar cambios maravillosos en la vida. Ensáyelo por favor, sus amigos y familiares se beneficiarán. Distribuir comida ofrecida es considerado un beneficio generoso que trae fortuna a su desarrollo interno.

    Derrochar comida, consumir comida rápida o llenarse con agresión al comer carne, pollo o pescado son la gran causa de que hoy no se encuentre paz en ningún lado. Que Dios lo acompañe en la forma de su misericordiosa comida (prasadam) por el resto de su vida.

    En el templo más cercano a su casa puede adquirir campanas y fotos para el altar opuede bajarlo de Internet en la página de la Sabiduría Védica:

    Máximas

    “Todo lo que hagas, todo lo que comas, todo lo que ofrezcas y regales, así como también todas las austeridades que ejecutes, debes hacerlas como una ofrenda a Mí.” Bhagavad-gita (9, 27)

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    No hay comentarios