Reencarnación

    3349

    ¿Cómo podemos superar este fenómeno de nacimientos y muertes repetidos que rige a todos los seres vivientes de este mundo?reencarnacion

    Este mundo es un lugar donde cada acción trae su respectiva reacción y donde se experimenta continuamente el nacimiento, crecimiento, la enfermedad, el envejecimiento y finalmente la muerte. El que muere va a nacer nuevamente y el que nace tiene que morir otra vez; a esto se le llamasamsara, que es el repetido ciclo de nacimientos y muertes que nos lleva por 8’400,000 especies de vida.

    A veces nacemos como seres humanos y otras veces como animales. Estando en un cuerpo animal podemos evolucionar otra vez y nacer en un cuerpo humano; pero si como seres humanos abusamos de nuestra inteligencia y cometemos violencia contra los animales, tendremos que volver a recibir otra vez cuerpos inferiores como los de nuestros hermanos menores los animales. A este círculo de nacimientos y muertes también se le llama kala chakra o rueda del tiempo.

    Somos almas eternas, pero nuestros cuerpos materiales son temporales y pueden variar; a veces hombres, a veces mujeres, a veces bellos, a veces feos; lo importante es que siempre seguimos adelante buscando reestablecer nuestra relación perdida con Dios. Sin embargo, en esta búsqueda podemos fijar erróneamente nuestra atención en este mundo material, y experimentar diversas circunstancias en las que podemos ser felices o desdichados; pero siempre, sólo para aceptar nuevos cuerpos y encontrar cada vez más y más frustración.

    Si alguien se suicida por estar frustrado con su cuerpo, sólo pierde temporalmente ese cuerpo material burdo; pues tiene que vagar en su cuerpo sutil como fantasma hasta que esa situación le aburra tanto que acepte inclusive el cuerpo de un gusano para poder entrar otra vez en la cadena de la evolución de cuerpos materiales.

    El alma espiritual es capaz de entrar en el cuerpo de un mosquito, de un elefante, de una ballena, de un ser humano, etc. Debemos reconocer el poder del alma, esta fuerza vital; no es un accidente que haya sido creada tanta conciencia; no somos seres mecánicos, somos seres espirituales. Si ignoramos esta rueda del tiempo y las leyes que rigen el intercambio delkarma; del ojo por ojo y diente por diente; lo único que sucederá es que seremos sacudidos por nuestra propia ignorancia y continuaremos recibiendo diferentes cuerpos, pero sin esperanza alguna de salir de este mundo material.

    ¿Cómo podremos salir de este círculo? Esto solamente es posible por la infinita misericordia de nuestro Señor Supremo, quien nos ha dado la capacidad de amar, de discriminar, de ir donde Él.Esa gran fuerza y ese gran Amor de Dios están en el corazón de cada uno de nosotros y ahora nos corresponde rectificar nuestra posición, corregir nuestros errores y pedir amnistía espiritual para que Dios sea misericordioso con nosotros y nos saque de esta situación que es tan difícil de tolerar. Krishna (Dios) dice en El Bhagavad Gita (5. 8) “Y quienquiera que al final de la vida abandone el cuerpo recordándome únicamente a Mí, de inmediato alcanza mi naturaleza. De esto no hay ninguna duda”.

    Grandes filósofos han dicho que debemos recordar a Dios en el momento de la muerte. Grandes profetas lo han anunciado: “Piensa en Dios, haz todo con conciencia de Dios y piensa que sólo Él te puede salvar”. Pero Él sólo ayuda a aquellos que quieren ser salvados.Tenemos que comenzar desde ya. A quienes sinceramente no tienen el deseo de nacer más en este mundo, yo les recomiendo de corazón que comiencen inmediatamente a llevar una vida muy pura; sin consumir el resultado de tanta violencia como la carne, el pescado, los huevos; y hacer de su comida una maravillosa ofrenda a Dios. Tampoco deben intoxicar el cuerpo con drogas que dañan y atrofian el cerebro, incapacitándolos a decidirse por hacer algo bueno en la vida. También deben abandonar la promiscuidad siendo fieles en el matrimonio y dedicados a hacer felices a sus familias. Y, no participar en juegos de azar, ni engañar, ni mentir, ni tampoco hacer sufrir a los demás.

    Estas son las enseñanzas básicas que recibimos de la Ley del Dharma(deber eterno), la cual se enuncia en las Escrituras Védicas de una forma muy hermosa y que nosotros debemos seguirla para poder recibir ese gran premio que consiste en liberarnos de los repetidos nacimientos y muertes; y buscar de manera práctica el amor puro por nuestro Señor Supremo. Buscar la liberación impersonal solamente para el bien particular es egoísmo;uno debería sentir compasión por todas las personas ignorantes de este mundo y ofrecerse para servir a la causa de Dios, pues así Él nos acepta y nos bendice sin duda alguna. Todo esto es posible en kali yuga (la era actual de riña e hipocresía) sólo a través del maha mantra:

    hare krishna hare krishna
    krishna krishna hare hare
    hare rama hare rama
    rama rama hare hare

    *“¿Se le ha ocurrido pensar que la transmigración del alma es, al mismo tiempo una explicación y una justificación a todos los males del mundo? Si los males que sufrimos son el resultado de los pecados cometidos en nuestras vidas pasadas, podremos llevarlos con resignación y con la esperanza de que si en ésta nos esforzamos por la virtud, nuestras vidas futuras serán más afortunadas y con menos sufrimiento”. W. Somerset Maugham

    “Como el filo de la navaja”.

    *Samsara quiere decir nacimientos y muertes repetidos o transmigración. Como resultado del karma, una persona puede tomar su nacimiento en una familia de adinerados mercaderes o en una familia de insectos. El Padma Purana (escritura sagrada antigua) expresa en detalle que hay 8’400,000 especies de vida y que la yiva (alma) caída tiene que tomar nacimiento en cada una de ellas. Después de evolucionar a través de muchos miles de nacimientos, la yiva alcanza por fin la forma humana, que es una oportunidad única para cultivar la autorrealización y liberarse de estesamsara.

    Máximas:

    “Usted puede llegar a la perfección en esta misma vida”.

    “La vida es corta y el momento de la muerte es incierto; por lo tanto, dedíquese seriamente a la vida espiritual”.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    No hay comentarios