Los Beneficios de los Sacrificios de Fuego

    3513

    Hay una larga tradición enseñada en los Vedas, así como en otras culturas, del uso del fuego 81_beneficios_ceremonias_fuegosagrado para hacer ofrendas a la Suprema Personalidad de Dios e invocar Sus bendiciones, Su orientación, y para que Él acepte nuestros votos. Estamos hablando del agnihotra-yajña o ceremonia de fuego, la cual comienza con el mantra u oración purificatoria:

    Om apavitrah pavitro va,/ sarvavastham gato ‘pi va
    yah smaret pundarikaksam,/ sa bahyabhyantarah sucih.
    Sri visnu, sri visnu, sri visnu.

    “Purificado o no purificado, y aun después que una persona pueda haber pasado por todas las diferentes circunstancias imaginables, si recuerda a la Suprema Personalidad de Dios, Quien tiene los ojos como pétalos de flor de loto, esa persona es automáticamente purificada tanto interna como externamente”.

    Todas las transiciones importantes de la vida deben ir acompañadas por las invocaciones de los sacrificios de fuego. Por ejemplo en los samskaras o los rituales purificatorios que se realizan cuando una persona nace, o cuando recibe su primer nombre, los primeros granos, la iniciación espiritual como discípulo de un maestro vaishnava, el mantra sagrado gayatri mantra u oración que otorga liberación; también, cuando se entra en la vida del matrimonio sagrado o vivaha yajña, o en la orden monástica de la dedicación, sannyas. Asimismo, cada vez que se inaugura una casa o se comienzan algunas actividades importantes, se pide la protección de Dios a través del fuego y se completa la ceremonia con el canto de sus Santos Nombres o maha mantra:

    Hare Krishna Hare Krishna
    Krishna Krishna Hare Hare
    Hare Rama Hare Rama
    Rama Rama Hare Hare

    Los diferentes tipos de ceremonias y sacrificios tienen como propósito purificarnos en todo aspecto, como por ejemplo antes de engendrar un hijo, en donde se acostumbra que los padres muy religiosos lleven a cabo elgarbhadhana samskara o ritual de purificación en que se ora al Señor Supremo para que llegue al hogar un hijo virtuoso, con buenas cualidades: una gran alma.
    Por lo general las ceremonias de fuego son dirigidas por un brahmana o un sannyâsî, sacerdotes calificados que inspiran a los demás por estar absortos en la vida espiritual. El agnihotra-yajña en cierta manera es simbólico: Agnideva, el semidiós del fuego, es una forma del Señor Supremo que acepta nuestras ofrendas en el acto de consumación de todo lo que se lleva al fuego, es decir: cinco variedades de frutas, cinco tipos de granos, cinco clases de metales y otros ingredientes. Luego, los remanentes de todo esto se distribuyen entre los asistentes en tanto que prasadam o alimentos ofrecidos a Dios. No obstante, lo más importante en estos actos es ofrecer sinceramente nuestro corazón al Señor, implorándole que nos otorgue Su protección, Su guía en la vida, y nos haga instrumentos de Su amor.

    El canto del maha mantra y los demás mantras que se recitan en elagnihotra-yajña para pedir la bendición de los santos del pasado, así como el ofrecimiento del mangalam stotram o la alabanza auspiciosa en que se invoca la iluminación de todos los grandes maestros, de las manifestaciones de Dios y de los grandes devotos presentes y no presentes en la ceremonia, realmente se llevan a cabo para recordar que somos dependientes. En gran medida, la importancia del agnihotra-yajña radica en que gracias a él recordamos que ante Dios somos dependientes, por ello invocamos Su presencia.

    El agnihotra-yajña es como una declaración pública de que sin la misericordia de Dios no podremos tener éxito ni solucionar nuestros problemas. En ella oramos: ¡Oh mi Señor!, haciendo humildemente una ofrenda ante el fuego, la cual consiste en arrojar bananos y granos, mientras se pronuncia el mantra swaha.

    En los yajñas se debe la mente fija en el Isthadev o el Señor de nuestro corazón adorado en el altar. Este intenso recuerdo crea una auspiciosa atmósfera de purificación y también de unión, en vista de que las ceremonias de fuego se realizan en grupo. Unidos se recuerda que tenemos una sola causa: la causa de Dios.

    Los sacrificios de fuego son una festividad en congregación, en familia, y a la vez de gran ayuda para todos porque el Señor está presente en cada aspecto de esta ceremonia, es decir: en el canto del Santo Nombre, en el fuego sagrado, en las ofrendas, en el prasadam, en la conversación o charla que se dicta sobre el tema y en las promesas hechas por los devotos presentes. Así, la suma total de un agnihotra-yajña es el intenso compromiso con Dios, la vida y la espiritualidad. Esta es la conciencia con la cual podemos conducir los sacrificios védicos por gracia del Señor, para mejorar así la atmósfera en la tierra.

    Agradecemos a nuestro maestro espiritual A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada por habernos introducido en la cultura brahmínica, y enseñado a hacer el agnihotra-yajña, ya que las ofrendas a Vishnu o Dios son la esencia de la vida. Krishna dice en el Bhagavad-gita: ”Todo lo que hagas, todo lo que comas, todo lo que ofrezcas y todo lo que des, así como todas las austeridades que realices, hazlo como una ofrenda a Mí” (9.27). Lo que hagamos debe ofrecerse como un sacrificio a la Suprema Personalidad de Dios. Esta actitud nos permitirá lograr cosas positivas, debido a que somos parte de Krishna, una gran familia, una gran hermandad universal. Lo anterior será más transparente si se siguen las instrucciones de un devoto vaishnava consagrado, como Srila Prabhupâda.

    No debemos dudar al momento de invitar a un brahmana para que realice un hermoso agnihotra-yajña el hogar, junto a nuestros amigos. Vale la pena difundir la cultura de las ceremonias de fuego entre aquellos que desean purificar su existencia y mejorar un mundo como el nuestro, tan carente de espiritualidad, vocación y dedicación a la voluntad de Dios. Esta invitación se debe extender a todos, para que crezcan y alcancen el propósito y la perfección de la vida humana: atato brahma yijñasa: inquirir, conocer la Verdad y ponerla en práctica.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    No hay comentarios