Unión para servir a Dios

    785

    El milagro de la vida demanda acción continua, pues el movimiento hace parte de su 144_union para servir a diosesencia. En nuestro mundo, desafortunadamente, los actos del ser humano se ejecutan conforme al concepto materialista de la vida, caracterizado por el egoísmo y los intereses personales, que convierten la existencia en un campo de batalla donde reinan los antagonismos, las divisiones, las separaciones, las disputas, el egoísmo, y otros. Esto desde luego genera serios trastornos en el planeta.

    Para superar los antagonismos y todo lo que nos impida actuar juntos para mejorar el estado actual de las cosas, debemos partir de la idea de que nuestras acciones si pueden dañar a los demás seres. La sana unidad como meta se refiere a la necesidad de trabajar unidos en aras del bien común, con la conciencia de que Dios es el único que puede dar consistencia real a dicha unión, y el conocimiento para obrar en forma correcta.

    El contacto con Dios da sentido a toda unión en la medida que recordemos que Él es el verdadero Padre de todos. Por eso debemos afianzar nuestra relación con Él, pues de eso depende la conciencia requerida para actuar por el bien en general. Como hermanos estamos llamados a alcanzar metas comunes, y ¿cuáles son estas metas? El servir a Dios es la principal meta que como alma tenemos todos en común, y así también el respeto por el lugar donde vivimos y por quienes comparten con nosotros día a día, y así también por aquellos que no.

    El camino de la relación con el Señor Supremo se denomina en sánscrito bhakti-yoga el cual podemos traducir como el yoga de la devoción. Srila Prabhupada, maestro espiritual proveniente de India, menciona en uno de los significados de la Escritura Sagrada llamada Srimad Bhagavatam (7, 7, 38) que acercarse al Señor no es difícil. Lo único que debemos hacer es sentarnos, meditar en la Superalma (o el aspecto de Dios presente en el corazón), cantar para el Señor y escuchar el relato de Sus glorias. Según el gran maestro de la India, el bhakti-yoga permite desarrollar amor puro por el Señor y despertar el anhelo de servirlo, conforme a Sus deseos. En el Bhagavad-Gita, Tal como Es, Escritura Sagrada que significa “El Canto del Supremo” dice Dios mismo (6, 47): “Y de todos […], aquel que tiene […] fe y siempre se refugia en Mí, piensa en Mí y me presta un amoroso servicio trascendental, es el que está más íntimamente unido a Mí, y es el más elevado de todos. Ésa es Mí opinión”.

    Servir a Dios necesariamente nos lleva a servir a todos los seres vivientes. Cuando se construye un templo, por ejemplo, para estudiar las Escrituras Sagradas, orar a Dios y meditar en Él, se ejecuta una acción basada en principios divinos que trae un beneficio espiritual colectivo. Asimismo, Casa de la Sabiduría (houseofwisdom.org) es un proyecto sin ánimo de lucro, inspirado en el servicio a Dios. En este lugar se cuida a enfermos y se apoya a personas que necesitan apoyo moral, también el grupo dicta conferencias sobre la administración adecuada de los recursos naturales, con el criterio de que debemos respetar a la Madre Tierra, que nos acoge y favorece de manera permanente con la sombra de los árboles, por ejemplo, el sabor de las frutas, el color de las flores, etc.

    Dios nos ha enseñado que el amor implica la atención y la protección de los seres queridos, así como la preocupación por su bienestar y la disposición concreta a servirlos. Este concepto profundo del amor hace que todos los hogares se mantengan juntos y felices. Ahora bien, tanto la familia como la sociedad se benefician enormemente cuando aceptan la guía de un sirviente de Dios, pues los monjes peregrinos transmiten el mensaje de la unión, legado en las Escrituras Sagradas. Ellos nos explican los textos sagrados, así como los pormenores del servicio a Dios y por lo mismo la manera en que se puede extender a los demás el concepto de unión, que abarca desde luego la tolerancia y el respeto hacia los demás.

    La sana unidad como meta es el servicio a la sociedad con humildad, responsabilidad y sabiduría, producto de nuestro compromiso y preocupación por los problemas comunes. Pero es necesario acercarse a Dios. Ser conscientes de Dios implica servir, actuar; todo servicio o acto resulta benéfico cuando se realiza con el conocimiento que nos ha legado Dios a través de las Escrituras y sus devotos peregrinos.

    “Dios nos ha enseñado que el amor implica la
    atención y la protección de los seres queridos,
    así como la preocupación por su bienestar y la
    disposición concreta a servirlos”.

    Un gran maestro de la India publicó un diario sobre la vida espiritual. Cuando le preguntaron qué noticias del mundo espiritual contenía tal diario, él contesto:
    “el mundo espiritual es infinito y suceden tantas cosas allí que se podría publicar un periódico cada minuto. Por su parte, un gran rey de la India antigua, llamado Yudhistir, explicó que la gran noticia del mundo material es que todas las entidades vivientes estamos en una gran olla, en un proceso de cocción. Algunas, las que están bien cocidas, son sacadas de este recipiente por la muerte, y otras son vertidas en dicha olla al momento de nacer. El fuego que consume y deshace la vida, es el tiempo. Aun así, queda la certeza que aunque el mundo entero se consuma, ello no afectará a las almas, pues son eternas”.

    Por lo tanto, en un mundo saturado de información, donde no se sabe qué es cierto y qué no lo es, la sabiduría védica corre la voz de algo que podemos constatar y que es sorprendente: tenemos noticia de la muerte de nuestros antepasados, y hemos observado la de nuestros allegados, pero aun así todos caminamos y pensamos como si la muerte no tuviera nada que ver con cada uno de nosotros. Los medios de comunicación podrían utilizarse para concientizar a la gente de estas relevantes noticias.

    Invitamos a los miembros de la empresa del periodismo a que profundicen en los temas de la sabiduría védica, los cuales contienen muchos consejos inspirados en las Escrituras Védicas. Ello sin duda les ayudará a comprender, entre otros importantes temas, la función social de la prensa, la cual debe ser imparcial, comprometida con la verdad y preocupada por exponer las injusticias a la vista de todos.

    Además, la prensa debe estar atenta para comunicar las reflexiones de los sabios y los pensadores, así como de las personas que están verdaderamente consagradas a Dios y al servicio de la humanidad, pues su función también es educar y apoyar la evolución de la conciencia del mundo.

    Esperamos que el sentido común, que es lamentablemente el menos común de los sentidos, se expanda para que los periodistas vean y sigan viendo su trabajo con seriedad y lo desempeñen con el rigor requerido.

    Muchas gracias.

    Fuente: Colección Sabiduría Védica
    Autor: Swami B.A. Paramadvaiti

    No hay comentarios